Para cuando estás cansado, muy cansado, no medites.

Si hoy ha sido un día intenso y tienes ganas de meditar, pero estás muy cansado, lo mejor es dejarlo para otro momento.

 

No es buena idea sentarse a meditar cuando el cuerpo nos pide otra cosa.

 

Así que, te voy a dar una alternativa.

 

Pero primero, te voy a dar un “pequeño” gran consejo.

 

En la vida hay tres cosas que tenemos que hacer, tres responsabilidades hacia nosotros y hacia la sociedad en la que vivimos.

 

Tres.

 

Una es descansar.

La segunda es trabajar

Y, la tercera, disfrutar.

 

Parece imposible simplificar tanto la vida, pero es así.

 

Entonces, ahora veamos cómo se conectan.

 

Si no descansamos, no podemos trabajar ni disfrutar.

En realidad podemos trabajar sin descansar, pero nuestro rendimiento no será nada bueno y esto no es para nada responsable.

Y también podemos disfrutar sin descansar, pero en realidad no va a ser un disfrute completo, todo será como … muy denso.

 

Lo segundo, trabajar.

Sin trabajar, no tendremos dinero y no será posible descansar bien ni disfrutar.

No descansaremos bien porque la preocupación por no tener dinero, no nos lo va a permitir.

Y no podremos disfrutar porque, ¿Verdad que a todos nos gusta comprar cosas? Eso también es disfrutar. Como darte un viaje o hacer ese curso …

Lo que sea.

 

Y, tercero, disfrutar.

Sin esto, ni descansar ni trabajar funciona.

Porque, necesitamos disfrutar de la vida para estar mentalmente centrados.

Y, sin estar centrados mentalmente, no podremos descansar ni trabajar, será una tortura mental.

 

Y, esto no es todo, porque podríamos dar infinitas variables por las que descansar, trabajar y disfrutar son vitales para tener una vida sana, equilibrada y responsable.

 

Ahora, volvamos al principio y te cuento la alternativa.

 

Si es de noche, has trabajado todo el día y, aunque quieres meditar, sabes que va a ser una tortura porque estás demasiado cansado.

 

Pues la alternativa es que te pongas una serie de Netflix (o de donde sea) y le des un poco de disfrute al cuerpo y descanso a la mente.

Pero, no te pases, vete pronto a la cama, descansa y mañana te levantas media hora antes y aprovechas para hacer una buena meditación.

 

Habrás descansado toda la noche.

Habrás disfrutado.

Y, ahora, podrás aprovechar para meditar antes de ir a trabajar, lo que te permitirá empezar el día de una forma más positiva.

 

Así que.

Disfruta para descansar mejor.

Descansa para hacer una buena meditación.

Y medita para ir a trabajar con la mente despejada.

 

Dani.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba